5 tips para que los niños le pierdan el miedo al dentista

 In Blog

Cuántas veces hemos batallado para que nuestros hijos o sobrinos vayan al dentista. Si recorriéramos las salas de espera de las clínicas dentales en Guadalajara seguramente nos encontraríamos con un par de niños llorando o preocupados por entrar a consulta. Sin embargo, es necesario fomentar en los pequeñitos el cuidado de sus dientes. La gran mayoría de adultos tienen dientes en estados bastante deplorables y casi siempre se debe al poco cuidado que tuvieron desde niños.

Un punto crucial para que nuestros hijos se acostumbren a la consulta odontológica es convirtiéndolo en algo normal, hablando constantemente del tema y programando revisiones periódicas para que se vaya convirtiendo en algo cotidiano. Los dentistas también tenemos que poner de nuestra parte para crear ambientes mucho más amigables en nuestros consultorios y teniendo un trato más afable con nuestros pacientes más pequeños. En este artículo vamos a explorar algunas recomendaciones que tanto padres como médicos podemos llevar a cabo y tener consultas mucho más exitosas y tranquilas para los infantes.

  1. La consulta no es un castigo. A veces nos vemos tentados a calmar a nuestros niños con pequeñas sentencias que por fuera suenan más bien como amenazas. Son situaciones muy cotidianas y por lo tanto, pensamos que no puede tener consecuencias. Si usted ha dicho alguna vez: “Si no te portas bien, te va inyectar el doctor” o “si no te calmas el dentista te va a sacar un diente”, lo que en realidad sucede es que el niño se atemoriza y aunque en la superficie puede llegar a calmarse, en realidad se pone más nervioso, situación que puede empeorar seriamente el transcurso de la cita. Si el niño tiene miedo de ir al dentista, quizás la mejor opción es hablar de otra cosa mientras llega el momento de entrar al consultorio y cuando nos encontremos en la sala de espera, intentar distraerlo con otras actividades. Es importante también no engañarlo sobre a dónde vamos. Entre más simple sea la comunicación será mucho más sencillo acostumbrar a los niños a las citas odontológicas.
  2. Jugar mientras nos lavamos los dientes. Las mejores acciones para prevenir cualquier tipo de dolencia en los dientes son los métodos preventivos y el lavado diario de los dientes es uno de los más importantes. Sin embargo, también es cierto que se vuelve una de las batallas constantes de todos los padres: la complicada tarea de hacer que los niños se laven los dientes todas las noches. Para poder convertirlo en un hábito busquemos formas creativas, como pequeños incentivos o jugar al momento de hacerlo, es decir, si se convierte en algo divertido será una actividad atractiva para los niños. Incluso podemos lavarnos los dientes junto con ellos para que se sientan acompañados.
  3. Tener juguetes en la sala de espera. Los doctores que trabajamos en las clínicas dentales en Guadalajara también podemos llevar a cabo ciertas actividades que nos ayuden a tranquilizar a nuestros pacientes más pequeños. Es probable que algunos colegas encuentren complicado tener un espacio dedicado sólo a los niños si no se trata de un especialista en la atención pediátrica o si el tamaño del consultorio es demasiado pequeño. Lo que podemos hacer en estos casos es contar con una esquina o colocar en un pequeño mueble algunos objetos para distraer a los niños mientras se encuentran esperando: juguetes, peluches, cuentos, rompecabezas. Todas estas herramientas, por muy sencillas que parezcan pueden ayudarlos a relajarse. Para esta situación también será importante que los dentistas cambiemos nuestro “siwtch”; es decir, mantener comunicación constante con el niño, tratar de ser mucho más afables, intentar jugar con ellos o decir algún comentario simpático mientras estamos revisándolos o realizando algún método de trabajo en su dentadura. Esto sin duda nos ayudará a ganarnos la confianza del infante y se sentirá mucho más relajado, cooperando con cada una de las etapas del procedimiento.
  4. Accesorios para los niños después de la consulta. Si en nuestras clínicas dentales en Guadalajara atendemos eventualmente a los niños, lo mejor será preparar algunos aditamentos para que el niño se sienta cómodo en el entorno, sobre todo para los más pequeños que se sienten atraídos por formas diversas y colores llamativos. Gorros y tapabocas con estampados, batitas especiales para las enfermeras, ligas para brackets de colores, o pequeños recipientes en forma de ratón o diente para las extracciones, pueden ser de gran utilidad para el niño, sobre todo las últimas se pueden ver como una especie de recompensa por su buen comportamiento durante la consulta.
  5. Planear las citas con anticipación. Tomar a los niños por sorpresa quizás no sea la mejor opción cuando no se sienten muy cómodos visitando al dentista. Si vamos planeando nuestra cita con antelación podemos ir platicando con nuestros niños sobre porqué es importante que asistamos a estas citas y así ellos ya se han hecho a la idea al momento de asistir. Pero quizás, la mejor alternativa es cumplir con las citas de rigor: ir, al menos, cada seis meses al dentista creará en los pequeños un hábito y ya no tendrán miedo a la consulta odontológica.

Si padres y doctores trabajamos de manera conjunta no sólo mantendremos saludable la dentadura de nuestros niños, sino que estaremos creando futuros adultos responsables que inculcarán en sus propios hijos la costumbre de visitar al dentista constantemente. Te invitamos a conocer nuestras instalaciones, tenemos todos los recursos para ofrecerle a tu hijo una consulta de alta calidad pero al mismo tiempo, confortable.

¡Esperamos tu llamada!

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search