Cinco consejos para calmarte antes y durante la endodoncia

 In Blog

Las personas que alguna vez hemos pasado por una endodoncia sabemos que es un procedimiento bastante molesto y tardado, en el que tenemos abierta la boca durante un tiempo considerablemente largo, y cuando el endodoncista trabaja, a pesar de la anestesia, podemos sentir un gran dolor.

Si bien no sentir ningún dolor ante este tratamiento es prácticamente imposible, llegar a la cita con muchos nervios, ponerse duro, brincar, entre otras acciones, pueden entorpecer la labor del especialista, además de provocar un mayor dolor en el paciente; por esta razón, en esta entrada del blog de Impladent les contaremos cómo calmarse antes y durante el procedimiento, que es la única forma en que podremos sentir menos dolor y dejar al doctor que realice su trabajo de forma óptima para recuperar la salud de nuestros dientes.

Uno de los especialistas de la salud que causa más temor en la población, son los dentistas, lo que provoca que no acudan a revisiones o a tratamientos de forma oportuna, previniendo daños tan severos como el que la caries puede provocar; cuando las caries se encuentran tan profundas que tocan a la pulpa dentaria, la enferman y deterioran, causando un dolor muy fuerte; la endodoncia o tratamiento de conductos radiculares, que es la cavidad ubicada en el centro de cada diente y que contiene a la pulpa, es el procedimiento en el que se extrae el nervio y el tejido pulpar, y limpia y sella el interior del diente para que no sea necesaria su extracción.

Aquí los consejos para calmarnos antes y durante el proceso

  • Saber en qué consiste y qué pasaría si no nos lo realizaran

Con el fin de tranquilizarnos, se recomienda saber qué pasaría si no nos dejáramos hacer la endodoncia. Un tejido nervioso o la pulpa dental dañada provocan que las bacterias y residuos en descomposición se acumulen en la zona dañada y provoquen un absceso, que puede manifestarse mediante inflamación y dolor del rostro, la cabeza o el cuello, a causa de la infección del conducto radicular.

Las consecuencias podrían ser desde la pérdida ósea en la raíz del diente, que provoque que este se caiga, hasta daño en el hueso mandibular que requiera una cirugía. Además se ha que las infecciones bucales por bacterias se relacionan con otras condiciones médicas de gravedad, como el infarto.

  • Conocer cómo es el procedimiento

Después de que el endodoncista comprueba que el proceso es necesario mediante una radiografía, procederá a perforar el diente para crear un agujero de acceso, como cuando va a limpiar una caries. Posteriormente coloca una lámina de goma alrededor del diente para mantenerlo libre de saliva y procederá a extraer la pulpa, bacterias, residuos y tejidos dañados, con la ayuda de un instrumento especial conocido como lima.

Una vez limpio el diente, se procede a la aplicación de un sellador, aunque esto puede esperar unos días mientras se trata la infección con antibiótico; este sellador es una pasta que rellenará el conducto radicular.

Posteriormente el especialista indicará si es necesaria la colocación de una corona dental para finalizar; la corona puede ser necesaria pues el diente queda sensible y quebradizo, aunque en algunos casos la restauración con resina es suficiente.

  • Antes del procedimiento

Investiga con tu dentista si hay otra alternativa para la restauración dental, si no la hay, tendrás que someterte al procedimiento y probablemente el día de tu cita tengas mucho temor; platica con tu endodoncista y cuéntale sobre tus temores, en algunas clínicas o consultorios cuentan con servicios especiales de sedación, además del anestésico local que se utiliza durante el procedimiento.

Si el especialista no recomienda esta sedación, busca la forma de tranquilizarte, ya sea con audios de meditación y relajación, haciendo yoga o ejercicios de meditación para que puedas llegar al consultorio con la mayor tranquilidad posible; además esto te será de ayuda pues tendrás la boca abierta por mucho tiempo, no podrás platicar y tendrás que ocupar tu mente en otra cosa.

Algunos especialistas cuentan con pantallas de televisión para mantener tranquilos a sus pacientes, pero si no es el caso de tu médico, descarga en tu celular una película o varios programas de Netflix para distraerte; incluso tus canciones favoritas o un audiolibro podrían ayudarte a tener tu mente distraída.

  • Durante el proceso

Durante la endodoncia probablemente sientas la boca entumida y algo de dolor por tenerla abierta durante tanto tiempo, por lo que puedes informarle al especialista y si se puede, te dará unos minutos de descanso para después seguir trabajando, pero debes procurar mantenerte inmóvil, con la boca abierta todo el tiempo y sin tratar de hablar.

Procura no tener citas de negocio ni fiestas al menos una semana después del procedimiento, mientras baja la inflamación y el especialista te da de alta para poder comer los alimentos de tu preferencia, y evita masticar del lado afectado hasta que te coloquen la corona o quede restaurado tu diente. Además recuerda seguir las indicaciones al pie de la letra, tomando tus antibióticos y analgésicos tal como el médico indicó.

Ignorar un diente infectado y que solo podrá recuperarse con una endodoncia, solo provocará que tengas más dolor y lo pierdas, además la infección podría propagarse a tu cuerpo o a otros dientes; someterte a un tratamiento de conductos y que te pongan una corona será más económico, menos doloroso y más rápido que perder tu diente y requerir un puente o un implante.

En Impladent contamos con especialistas en el área de endodoncia donde podrás encontrar servicios de la mejor calidad, con el menor dolor posible. Visítanos hoy mismo y haz tu cita.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search