Todo lo que debes saber sobre las endodoncias y porqué no debes temerles.

Para muchas personas la palabra endodoncia les hace alusión a dolor, incomodidad, sufrimiento e intervención larga, sin embargo, es recomendable cambiar los conceptos y entender que es un procedimiento muchas veces necesario y que arreglará sufrimientos y dolores que más tarde, serían mucho más fuertes.

Por supuesto, es prudente comenzar entendiendo por qué se recomiendo una intervención de este tipo, los síntomas que pueden alertar sobre un problema y, sobre todo, tener claro que lo más importante es que un dentista confiable, profesional y certificado sea quien realice la endodoncia.

Dicho procedimiento se lleva a cabo cuando hay presencia de infección dental, ya sea que afecte una parte o la totalidad de la pulpa, esto se refiere al tejido blando que se encuentra en el interior del diente y que abarca desde la parte superior del mismo, llamado corona, hasta la base que es la raíz. Es ahí donde se encuentran los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas, es por eso, que puede llegar a ser tan doloroso.

Este dolor que se llega a experimentar en el diente, de manera tan agresiva y profunda, es una señal irrefutable de que hay un proceso infeccioso, generalmente, ocasionado por una infección que traspasó la dentina y se adentró en el tejido blando. De igual manera, se practican endodoncias cuando uno o varios dientes han sufrido traumatismos fuertes, que han causado que haya una rotura total o parcial de los mismos.

Antes de proceder con la endodoncia, generalmente, se realiza un tratamiento con antibióticos, para, posteriormente, retirar la pulpa infectada y, finalmente, restaurar el diente completo. Es importante señalar que siempre se buscará salvar la mayor parte del diente.

Es necesario tener en cuenta que para que el dentista pueda realizar un correcto diagnóstico, es necesario que se realicen radiografías para que este, pueda analizar a fondo el diente y la infección que presenta. Esto es básico, para poder determinar el grado de infección y el nivel de profundidad que ha alcanzado dentro del diente. Puede ser que se trate de una infección muy avanzada, que ya ha llegado hasta el hueso o, en el mejor de los casos, solo una inflamación leve de la pulpa dental.

La buena noticia es que, hoy por hoy, la tecnología ha avanzado, de tal manera, que permite que el tratamiento se lleve a cabo con un muy buen porcentaje de éxito. Obviamente, como en la mayoría de las enfermedades, mientras más rápidamente se trate el problema, más posibilidades hay de éxito y de que no se pierda la pieza dental.

Los dentistas siempre hacemos énfasis en la importancia de que se realicen endodoncias cuando son necesarias, pues de no atenderse, la infección puede pasar a tejidos cercanos, formar un absceso y, eventualmente, generar muchas complicaciones y, en el peor de los casos, lleven al paciente a la muerte. Evidentemente en un caso muy extremo.

Algunas de las complicaciones más graves son:

  • Pérdida de la pieza dental al provocar su extracción.
  • Propagación de la infección, a través de la sangre, lo que llega a causar sepsis.
  • Celulitis facial o angina de Ludwig, si es que la infección llegar a atacar tejidos blandos de la mandíbula.
  • Osteomielitis, cuando la infección llegar a afectar al hueso de la mandíbula.

El gran problema es que, a través de la sangre, se llegue a propagar la infección a otras partes del cuerpo y que esto cause un absceso cerebral, neumonía y otras complicaciones que pueden resultar mortales, si no se cuidan a tiempo.

Por todo lo antes mencionado, también queremos ofrecer a los lectores algunas recomendaciones para que cuiden sus dientes y no sea necesario que lleguen a una endodoncia:

  • Mantenimiento constante de la higiene bucal, incluyendo hilo dental y cepillado tres veces al día.
  • Realizarse una limpieza dental profesional, por lo menos una vez al año, de esta manera se eliminará el sarro y la placa bacteriana a la que el cepillo y el hilo dental no llegan.
  • Acudir con el dentista, regularmente, para que haya una revisión a fondo de la salud dental.
  • Visitar al dentista, inmediatamente, cuando se sienta un dolor que pulsa o se mantiene. El endodoncista decidirá qué pasos seguir.

Es importante que se tenga entendido que el dolor puede desaparecer por periodos de tiempo, sin embargo, esto no significa que la infección haya desaparecido y, por el contrario, significa que sigue afectado la pulpa y las raíces sin que sea detenida, lo que, a la larga, generará la posible pérdida del diente o las complicaciones antes mencionadas.

Como antes mencionamos, es indispensable que la persona que realice la endodoncia sea un especialista con toda la experiencia necesaria para garantizar al paciente los mejores resultados posibles, así como la seguridad y confianza de que está en buenas manos.

En Impladent somos una clínica dental que cuenta con los mejores dentistas y odontólogos para llevar a cabo los cuidados, tratamientos y procedimientos que los pacientes necesiten, siempre, de una manera cuidadosa, ética y con un trato cálido y respetuoso. Estamos conscientes de lo delicado que puede ser el tema bucal para muchas personas, por lo mismo, estamos comprometidos con la excelencia y la constante capacitación, tanto en México, como el extranjero, para ser siempre los mejores en cuanto a servicios y material de vanguardia se refiere.

Te invitamos a que nos conozcas. solicita una cita de valoración para que un especialista te revise y te pueda proponer el tratamiento ideal para ti. Estamos para servirte.

Start typing and press Enter to search