La importancia de la higiene dental

 In Blog

¡Hola!

Muchas gracias por visitarnos nuevamente. A continuación vamos a tratar un tema muy importante, sumamente necesario para mejorar los hábitos de higiene relacionados con nuestro cuerpo. Te invitamos a leer el artículo completo y posteriormente compartir con nosotros tus comentarios.

Lavarse los dientes es una actividad que realizamos cotidianamente y quizás debido a la rutina no le damos la suficiente importancia o a veces pensamos que por una vez que se nos pase lavarnos los dientes no habrá problemas. Sin embargo, esto no es así.

Todos los días tenemos contacto con otras sustancias a través de nuestra boca: ya sean dulces, comidas o bebidas. De todas ellas quedan partículas atrapadas en los dientes y en la lengua y si no son lavadas adecuadamente pueden llegar a formar colonias de bacterias que nos ocasionarán múltiples problemas.

Pero más allá de esto, hay otra serie de dificultades que pueden llegar a surgir cuando no se tiene el cuidado adecuado con la dentadura y que incluso pueden relacionarse directamente con otras enfermedades. Recordemos que nuestro cuerpo es un organismo integral por lo que si una parte no está completamente sana, comenzará a afectar a la otra. Así que en el artículo del día de hoy vamos a comentar algunas de las razones por las cuales es importante mantener tus dientes limpios más allá de evitar la visita constante al consultorio de un dentista Guadalajara.

Como primera instancia, mantener un monitoreo continuo de nuestra dentadura y en general de todas las partes de la boca, nos puede ayudar a detectar padecimientos que se comienzan a manifestar en otra parte del cuerpo: dolores en las encías, secreciones extrañas, lengua con manchas o mal aliento nos pueden dar las indicaciones de una muela picada, problemas intestinales o malfuncionamiento renal. Además, si mantenemos limpios nuestros dientes podremos percibir con mayor facilidad cuando haya un cambio espontáneo y acudir con el médico lo más pronto posible.

Quizás uno de los padecimientos más comunes entre la población sea la placa bacteriana. Esta placa está conformada por residuos muy pequeños de los alimentos que consumimos y se encuentran incrustados en la superficie del diente. Generalmente esto sucede cuando no cepillamos nuestros dientes con regularidad o la técnica empleada es la incorrecta.

Una forma más avanzada de placa bacteriana se presenta en el sarro, que resulta ser una sustancia mucho más sedimentada. Afortunadamente ambas pueden ser tratadas fácilmente al visitar a un dentista Guadalajara, sin embargo, si los hábitos de higiene no cambian de manera total, la placa puede aparecer nuevamente y causar daños irreversibles en las encías.

El hilo dental es una herramienta que nos puede ayudar a eliminar las impurezas en nuestros dientes, pues los residuos de alimentos también pueden quedarse atrapados entre los dientes. Justamente esta es una de las principales causas de mal aliento.

Si la bacteria se deja crecer puede llegar a causar otras afecciones, como heridas que se extiendan en toda la superficie de las encías, la lengua y la boca. Al usar el hilo dental de manera constante nos podemos asegurar de que todas las partículas contaminantes se eliminen. Incluso, una buena lavada de dientes y el hilo pueden reemplazar los ya tan famosos enjuagues bucales.

La caries es un padecimiento que se produce cuando la placa bacteriana es tal que comienza  dañar la constitución química del diente, destruyéndolo prácticamente. Cuando somos niños y padecemos esta enfermedad, se puede extraer el diente si se trata de las piezas de leche.

Pero con nuestra dentadura permanente habrá que poner mayor atención pues si la pieza necesita ser retirada, la única manera de volver a tener nuestra dentadura completa es a través de un implante. Es vital que en el momento justo en el que identifique una señal, dolor o mancha sobre los dientes, asista con un dentista Guadalajara, ya que se puede tratar la caries sin la necesidad de aplicar una extracción total.

Finalmente, la higiene también debe extenderse a todos los elementos que utilizamos para la limpieza de nuestros dientes. Por ejemplo, no guardemos nuestros cepillos o hilo dental cerca del retrete, pues muchas veces las partículas pueden viajar junto con el polvo y alojarse en las cerdas.

Para esto, se debe comprar capuchas plásticas que los protejan, pero antes de guardarlos en las cajitas uno debe asegurarse de que el cepillo está completamente seco. Es importante que el cepillo quede bien lavado y con ningún residuo de pasta dental en las cerdas. Si no lo hacemos de esta manera corremos el riesgo de que el cepillo se endurezca y cause heridas en nuestras encías al momento de lavar los dientes.

Siempre serán los pequeños detalles los que nos permitirán mantener un control más adecuado de nuestra salud, y si inculcamos a nuestros hijos estás mismas costumbres podemos ofrecerles un futuro muchas más prometedor con un cuerpo sano. No hay que olvidar que el lavado de dientes debe ser al menos tres veces al día y no consumir alimentos demasiado azucarados o consumir sustancias que puedan dañar el esmalte de nuestras piezas dentales.

Esperamos que con este artículo hayamos dejado un poco más clara la importancia de la higiene dental a cualquier edad. Cada dentista Guadalajara que trabaja en Impladent está interesado en mejorar la cultura higiénica de los dientes en nuestro país y este tipo de artículos nos ayudan a tener una comunicación mucho más directa con nuestros pacientes.

¡Muchas gracias por leernos y hasta  pronto! Estaremos compartiendo más información relacionada con la clínica, las enfermedades y tratamientos dentales, así como noticias y ofertas sobre los servicios que ponemos al alcance en Impladent.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search