Lo que deben de saber sobre las endodoncias.

 In Blog

Ir al dentista puede ser difícil, lo sabemos. Sobre todo cuando vamos por un problema que forzosamente se tiene que remediar. Muchos pueden ser los factores, desde miedo al dolor que provoca,  o bien, pena por tener que ir al dentista, ya que generalmente se asocian los problemas bucales con la falta de higiene. Sin embargo, esto es un error y un mito inventado por las empresas que venden sus productos, principalmente cepillos y pastas dentales. Bien sabido es que la higiene bucal es recomendable, o mejor dicho  imprescindible. Sin embargo, esto no garantiza que nunca tendremos que ir al dentista. Precisamente el tratamiento más demandado para los dentistas es la endodoncia. Por lo general es hasta que uno se somete a esta que sabe en qué consiste. Así que, hablemos brevemente de que se trata.

La endodoncia es el tratamiento del órgano dental, el cual se conforma de dentina (la parte exterior conocida como marfil) y la pulpa (que es la parte interior). Durante el siglo XIX este tratamiento tenía el nombre de “terapia de conductos radiculares” o “patodoncia”. El Dr. Harry B. Johnston de Atlanta, Georgia fue el primero que acuñó el término del griego “endo”, dentro y “dontos”, dientes, es decir trabajo dentro de los dientes. El mismo Dr. Johnston fue el primero en dedicarse exclusivamente a este tratamiento, mas, no fue sino hasta el año 1963 que esta especialidad de la odontología fue reconocida por  la American Dental Association, a pesar de que, desde 1943 se había formado en el mismo país la reconocida organización American Associations of Endodontist.

Dicho lo anterior, no hay razón para pensar que este tratamiento dental tiene una historia corta. En este caso, el nombre de una cosa no representa su nacimiento. De hecho, esta especialidad es milenaria, por la sencilla razón de que los primeros dentistas han estado presentes en todas las grandes civilizaciones. Numerosos estudios históricos han confirmado que los primeros dentistas existían desde el antiguo Egipto. ¿No parece obvio que cuando no había una preocupación tan grande por la higiene bucal las enfermedades dentales fueran comunes? Los hallazgos de cráneos lo demuestran. Y si hubo médicos, casi por fuerza, tuvo que haber dentistas, aunque es muy seguro que, para aquellos tiempos, los únicos que tuvieran derecho a ser atendidos por un dentista fueran los faraones y demás gente de linaje. Las prácticas odontológicas continuaron desarrollándose y expandiéndose, hasta llegar a los que han sido los padres de la cultura occidental, a saber los griegos. Aunque cabe señalar que éstos no practicaban la odontología como algo separado de la medicina, ya todo era una sola ciencia. Un ejemplo de ello son Aristóteles e Hipócrates, los cuales dejaron registros históricos  y textuales sobre tratamientos dentales.

Por supuesto, las culturas prehispánicas, conocidas por su culto a la higiene, no fueron la excepción, de hecho los españoles al llegar a América se sorprendieron del buen estado de los dientes de los pobladores, por lo que no sólo tenían un buen cuidado individual de sus bocas, sino que también contaban con gente especializada en este cuidado y en la cura de enfermedades dentales. Con el pasar de los años la odontología se fue convirtiendo en lo que hoy conocemos, y las endodoncias tuvieron un lugar importante en esta ciencia ya que el diente despulpado, considerado como una fuente de infección que podía contagiar a otros dientes, es una de las principales atenciones odontológicas. Ahora, después de esta breve exposición histórica, vayamos a ver en que consiste el procedimiento.

Específicamente, consiste  en la extirpación parcial o total de la pulpa del diente para posteriormente taparlo. ¿Por qué se deben hacer las endodoncias? El dentista tiene que hacer una evaluación del paciente, después un diagnóstico, asimismo, cuestiona a los pacientes por su historial médico, y ofrece los tratamientos indicados para el malestar bucofaríngeo. El uso de la anestesia varía en cada paciente. Hay algunos, incluso, a los que no se les aplica debido a qué tiene una gran resistencia y una dosis grande podría ser peligrosa. Tal resistencia se debe a causas poco comunes, una de ellas es el uso de drogas.

Con lo mencionado hasta aquí se entenderá que la endodoncia no es ese suplicio que tanto se rumora. Tampoco negamos que haya dolor, pero comparado con otras cosas es bastante soportable. Y ¿cuál es el resultado de este procedimiento? Que se evitan futuras complicaciones. Una caries o una muela picada, por ejemplo, puede ser un mal menor en un principio, pero posteriormente se puede degenerar en una infección. Infección que no sólo ataca a la muela, sino que puede bajarse a la sangre, e incluso ha habido clases que esta infección llega al corazón. Por lo que es un verdadero peligro dejar las muelas picadas sin tratarse.

Hay muchas clínicas con personas altamente capacitadas para realizar endodoncias y tratar todo tipo de complicaciones en la dentadura, sin embargo les recomendamos asistir a una clínica reconocida por la efectividad de sus tratamientos como Impladent. En nuestra clínica las endodoncias son realizadas bajo la supervisión de gente altamente preparada por lo que no debe temer por si ocurren complicaciones.  Si usted, alguien de su familia o algún conocido suyo tienen algún problema de caries, contáctenos, aquí evaluamos el problema y diagnosticamos si es necesaria la endodoncia. No deje pasar más tiempo, como ya hemos dicho, el problema puede complicarse bastante si no se atiende. En Implandent solucionamos una gran variedad de problemas dentales. ¡Gracias por su visita!

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search