Para sonrisas incompletas, los implantes dentales son la mejor opción

 In Blog

El rostro de una persona es su principal carta de presentación, ya que es la parte más importante de su imagen y lo que presentamos día a día en el trabajo, en la escuela, con la pareja o frente a las personas desconocidas; siendo el rostro tan importante, la sonrisa destaca como un factor clave para la belleza, la salud y el estado de ánimo, por lo que una sonrisa con dientes amarillentos, desalineados, torcidos o incompletos puede causar desde inseguridad hasta problemas de autoestima en niños, adolescentes y adultos, en quienes puede causar un gran impacto el perder un diente definitivo.

Hoy en esta entrada del blog de Impladent les contaremos cómo los implantes dentales pueden devolverle la armonía a tu rostro y la belleza a tu sonrisa.

La boca y los dientes de una persona reflejan mucho sobre su personalidad, ya que en ellos se notan sus hábitos de higiene, alimenticios e incluso otros, como el tabaquismo o la adicción al café, que manchan los dientes y deterioran las encías, además de causar un aliento prácticamente insoportable. Por el contrario, unos dientes sanos reflejan la salud, el autocuidado y la preocupación por mantener una buena imagen.

Hoy en día, la preocupación por tener una imagen perfecta es cada vez más frecuente, especialmente en la era de las selfies; esas fotografías o, mejor dicho auto-retratos, en los que se muestra la felicidad no pueden enmarcarse con unos dientes chuecos, desalineados o peor aún: por la falta de un diente, que denota el mayor de los descuidos, ya que las causas más frecuentes por las que se produce la pérdida de un diente definitivo se relacionan con los hábitos de higiene: la caries y la periodontitis. La caries surge por la acumulación de bacterias en la boca, que van dañando al diente desde afuera hasta dañar su estructura interna o nervios, produciendo infecciones tan graves que la única opción sea la extracción de la pieza dental; por su parte la periodontitis es la infección grave, que comienza con la inflamación de las encías o gingivitis (producida a causa de la falta de higiene dental o un lavado deficiente) hasta volverse crónica y dañar los tejidos de alrededor de los dientes, con la consecuencia de que estos se aflojen y caigan. Otras causas de la pérdida dental son los traumatismos, que pueden ocasionar daños muy graves con las fracturas o lesiones en los maxilares.

Al perder los dientes, las consecuencias psicológicas y físicas son graves, pues una persona puede sentirse insegura, señalada y con una apariencia grotesca al carecer de piezas dentales fundamentales, especialmente cuando se trata de los dientes frontales; pero la imagen no sólo se daña por tener un espacio en la dentadura, sino porque si los dientes no se reemplazan con implantes dentales o un puente fijo o removible, pueden provocar que el hueso se reduzca y afecte a las encías, ya que el hueso requiere del proceso de masticación para mantener su forma y densidad, y este se ve alterado ante la pérdida dental.

Ante la falta de dientes, las piezas adyacentes buscarán la forma de ocupar los huecos, especialmente los dientes de la arcada contraria, que suelen sobre-erupcionar para hacer contacto con un diente que nunca encuentra, por lo que los dientes comenzarán a desplazarse, provocando que las bacterias se propaguen en la boca y que se incremente la placa bacteriana debido a una nueva orientación o empaquetamiento de los dientes; con esta situación, incrementa el riesgo de enfermedad periodontal, de hipersensibilidad dental debido a que los dientes que erupcionan de más, pueden salirse del hueso y de la encía, por lo que son más susceptibles al ataque de las bacterias.

Los dientes desplazados, sobre-erupcionados y la falta de piezas dentales pueden provocar sonrisas grotescas, desagradables y simiescas y lo peor es que al no tratarse las problemáticas, estas irán empeorando con el paso del tiempo y pueden afectar a la salud general de una persona, ya que estudios científicos indican que las infecciones de la boca pueden transmitirse por el torrente sanguíneo y  dañar otros órganos.

Si bien la pérdida de un diente es definitiva, la mejor solución es el uso de implantes dentales, que son fijos y si se cuidan adecuadamente pueden durar por varios años, incluso por toda la vida del paciente gracias a los materiales que los componen, como el titanio, que realiza las óseo integradoras del hueso natural. Las prótesis removibles también son una opción, pero estas provocan el desgaste de la zona y de los dientes adyacentes, además de ser una fuente de infección en potencia.

La prevención es la mejor forma de prevenir la pérdida de dientes: la higiene bucal adecuada, la alimentación saludable y las visitas periódicas con el dentista disminuyen el riesgo de perder los dientes, además de evitar hábitos nocivos como fumar, pues el cigarro no sólo mancha los dientes sino que deteriora las encías y empeora las enfermedades periodontales relacionadas con la caída de los dientes.

Ya que tu sonrisa es tu mejor carta de presentación, busca mantenerla saludable con buenos hábitos de vida, como el cepillado tres veces al día y el uso de hilo dental, que te ayudarán a tener dientes blancos, libres de caries, un aliento fresco y agradable y una mejor imagen.

En Impladent contamos con la más alta calidad de implantes dentales y el mejor servicio; visítanos y te ayudaremos a recuperar la belleza de tu sonrisa.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search